Ferran Valverde Diseño gráfico & Dirección de arte
Right to health, right to live
19.06.09

AntecedentesUna visión sobre las diferencias que afronta el mundo respecto a la vida. Muertes que pasan cada tres minutos por el desequilibrio económico y la falta de recursos en los países subdesarrollados.
Actualmente existe una demanda sobre la salud pública y unos sistemas de salud más equitativos, integradores y justos. Una necesidad de una perspectiva más integral sobre la eficacia del conjunto del sistema de salud. Posibles ejemplos son esa madre con complicaciones del parto pero sin acceso a asistencia cualificada, ese niño que no recibe las vacunas esenciales que debería, o tantos habitantes de tugurios urbanos sumidos en la miseria.
No todo el mundo posee el derecho a una buena salud. En 1946 se consagró por primera vez el derecho a la salud, constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dicta el derecho al goce del grado más alto de salud que se pueda lograr. Derecho a la salud no significa derecho a gozar de buena salud, ni tampoco que los gobiernos de países pobres tengan que establecer servicios de salud costosos para quienes no disponen de recursos. Significa que los gobiernos y las autoridades públicas tiene que establecer políticas y planes de acción destinados a que todas las personas tengan acceso a la atención de salud en el plazo más breve posible.
Una reivindicación del derecho a salud, la lucha de enfermedades prevesibles que no ofrecen la oportunidad de vivir a niños recién nacidos, es el caso del tétanos neonatal, una enfermedad producida por la infección del cordón umbilical, por la falta de recursos e higiene en la asistencia en el parto. Muertes que pasan cada tres minutos (según estadísticas de UNICEF). Un derecho que no todo el mundo pose.
Partido conceptualCUENTA ATRÁS HACIA UNA REFLEXIÓN MUNDIAL
La representación formal de la cuenta atrás en la vida de muchos niños africanos.
El proyecto está presentado en un sobre, una carta para el mundo, una carta con contenido legal, una carta destinada a evitar muertes, que en el frontal dice Right to health, right to live: el reclamo de una realidad.
El sobre, cerrado por una cuerda de tela roja, mantiene la coherencia cromática. Al abrir el sobre encontramos Article 12: the right to the highest attainable standard of health de la OMS. Al desvelar el artículo oculto aparece un cronómetro, indicando cero minutos, cero segundos: ha empezado la cuenta atrás para aquellos niños que no tienen la oportunidad de vivir.
En el poster, la lectura del artículo 12 de los derechos humanos, el derecho a disfrutar del grado máximo de salud posible, demora tres minutos, tres minutos en que tarda un niño en morir por causa del tétanos neonatal. La palabra salud se encuentra tachada por una franja roja, sustituido por un nombre, un país y una referencia en el tiempo, que representan la vida de un niño que muere, sin poseer el derecho escrito en el artículo legal. Al final del texto encontramos el cronómetro que marca tres minutos, indicando la muerte de un niño más y la descripción de la enfermedad mortal.
Al girar el poster, leemos un mensaje de esperanza, una frase de Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas durante el periodo 1997-2007, quien siempre mostró mucha energía respecto a la lucha por los derechos humanos.